ENCUENTRO

Fernando Tutto Luján pudo cumplir su sueño con Maradona

25/11/2020

En 2007 el ídolo estuvo en Tandil recuperándose en La Posada de Los Pájaros y tuvieron un encuentro.

Muchos han sido los argentinos que han tenido distintos sueños con Diego Armando Maradona y no todos los han podido cumplir. Con la desaparición física del ídolo, se conocieron algunas situaciones que se vivieron con el astro.

Una de ellas tuvo como protagonistas a Fernando Tutto Luján, el hombre vinculado a la música que también llevó a pasear a muchas figuras en sus cuatriciclos por las sierras tandilenses.

A la hora de contar su vivencia con el dueño de la zurda mágica, expone que "muchas noches yo le hablaba, en sueño, con Diego y le decía que no se preocupe por Chilavert que era un 4 de copas".

La situación se repitió en varias ocasiones, por eso el día de la despedida del ídolo en la Bombonera, Fernando estuvo, presintiendo que sería lo más cerca que podía estar de Diego Armando. "Ese día fue increíble, llovía y cuando él piso la cancha salió el sol", recordó entre otras cosas.

Nada le hacía pensar que tiempo después se encontraría cara a cara con Maradona y cumpliría su sueño. Fue en mayo de 2007, cuando en Tandil se hablaba de la reposición de la Piedra Movediza.

Fue cuando el ídolo tuvo que llevar adelante una de las tantas recuperaciones y eligió Tandil, donde llegó acompañado por quien en ese entonces era su pareja, Verónica Ojeda y el doctor Alfredo Cahen.

Fernando Luján, sin presagiar lo que le esperaba, recibió una llamada desde La Posada y con el transcurrir de la conversación empezó a sentir distintas sensaciones hasta quedar "casi paralizado",

Es que del otro lado le pidieron que "tenga listos los cuatriciclos porque Diego venía para salir a las sierras. Hubo muchos pedidos de reserva, se manejó todo muy en secreto, por lo que me quedé esperando al horas su arriba".

Cuando vio bajar de la camioneta que lo transportaba al Diego Armando Maradona, le costó reaccionar. "No sabía qué hacer, había muchas recomendaciones de no molestarlo y yo no quería que no sucediera nada, por lo que los nervios eran muy grandes".

La base en donde tenía los cuatriciclos era en Dulces El Cazador, cerca de El Centinela. Luján señala que "tímidamente les pregunté si habían maneja estos vehículos y me sorprendí cuando me dijeron que no por lo que tuvo que dar una charla antes de salir".

Los pasos siguientes fueron transitar por La Elena, llegar al Cerro granito, donde el doctor Cahen habló sobre que "es una pena que construyan en las sierras. Con Diego conversamos sobre La Movediza y de El Calvario, que se quedó mirando la cruz unos segundos, los parecieron varios minutos".

La presencia de unos jóvenes lo inquietó y pidió volver. Nuevamente en nuestro lugar de partida, "lo invité a visitar el lugar para ver la fabricación de dulces y ahí ya estaba más tranquilo, para eso influyó el doctor Cahen que me vio nervioso e hizo todo para integrarme".

Ahí no terminó el periplo: "De repente nos quedamos con Diego en un cuarto chiquito que hay en el lugar y pude cumplir lo que tantas veces soñé, charlar con él. No fue mucho tiempo pero lo cumplí".


Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2021 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados