RECUERDO

Historia de amor en La Capital

09/03/2019

En los años 40, Laurinda Fernández fue parte del personal del emblemático local que cierra sus puertas. Allí, no solo se inició en el mundo laboral, también conoció a Osbel, el amor de su vida. Una de las tantas historias que se formaron en los 95 años que duró abierta la Tienda.

por
Brando Bruni

Tienda La Capital sin dudas es un parte importante de la historia de nuestra ciudad. Muestra de ello, fue como resonó la triste noticia de su cierre por estos días, todos los tandilenses conocemos el negocio que cumplió 95 años.

Muchos vecinos durante este casi siglo entero, fueron parte fundamental trabajando en el local, viviendo infinidad de cosas allí, incluso grandes historias de amor.

Este es el caso de Laurinda Fernández, de 95 años, que fue parte del staff y conoció al amor de su vida entre los mostradores.

Laurinda, "Lala" para casi todos, entró a trabajar a La Capital muy chica, a los 17 años, allá por 1941. "Fui un día con mamá al centro, pasamos por La Capital y estaban tomando gente. Entonces, el gerente le dijo a mamá que si quería, me daban trabajo. Papá no me dejaba, pero yo quería hacerlo", comenzó recordando para El Diario de Tandil.

Cuenta también que el sueldo, ganado como vendedora en la parte de perfumería, lo dejaba integro en la casa familiar: "Mamá contenta, porque siempre tenía una ayuda. Venía con el sueldo y el sobre cerrado se lo daba a mamá, no me quedaba ni con cinco centavos. Me acuerdo que una vez vi una tela que me gustó en otra tienda, saqué algo de plata y cuando llegué a casa me dio una biaba bárbara".

Hablando de la Tienda, dice que "era casi igual que ahora, para cuando entré ya era vieja. Ni bien entré empezaron a reformarla, era mucho amontonamiento de ropa como se usaba antes".

Repasa también que la esquina de San Martín y 9 de Julio se completaba en ese entonces con la Tienda Pampa donde ahora está el café, una estación de servicio y una mueblería: "Ahí compramos los muebles cuando nos casamos".

Casi al mismo tiempo en que Laurinda empezó a formar parte del personal, lo hizo Osbel Aleandro, con 19 años de edad. "Trabajamos juntos, él en un escritorio y yo al lado", explica Lala y añade que en un momento "nos pusieron a los dos poner botones en los muestrarios de cartón". Así se empezaron cruzar las miradas y al tiempo, bastante más que eso. "Empezamos a hablar, hablar, hablar... un día nos encontramos adentro, me dijo que estaba entusiasmado conmigo, le dije que yo también y me dio un beso".

Ese fue el primer paso de la historia de amor, para el momento complicada, porque Laurinda confiesa que "yo tenía un novio y no sabía cómo hacer para dejarlo. Le decía que lo iba a dejar y se ponía a llorar. Osbel esperaba. Estaba en la puerta con novio, él pasaba caminando y me saludaba".

Recuerda que se tiraban besos, que el otro agarraba en el aire con sus manos, suponiendo que el resto de los empleados, incluso el gerente (Ismael Aleandro, hermano de Osbel), sospechaban lo que pasaba pero se hacían los distraídos.

Por unos meses, la cosa siguió de trampa hasta que Lala se animó a cortar su anterior relación. Pasó también que por cuestiones de salud tuvo que dejar de trabajar un tiempo, se fue a vivir al campo y cuando regresó empezaron a ser novios formalmente.

Lala quiso volver a trabajar en La Capital, pero la habían reemplazado. En el caso de Osbel, siguió varios años, incluso Laurinda recuerda que "nos casamos en el 47 y él seguía trabajando ahí".

Ella luego trabajó en otras tiendas como Rosalinda, en Zapatería Tonza y otros lugares, pero no volvieron a compartir el ámbito laboral. Si la vida. La historia de amor continuó muchos años, hasta que desgraciadamente, en 1989, Osbel falleció. Quedaron recordándolo junto a Lala tres hijos (Ricardo, María Cristina y María Laura), quienes agrandaron la familia con siete nietos y cuatro bisnietos.

Ahora, el 31 de marzo, La Capital confirmó que cerrará sus puertas para siempre. Aún no se sabe qué pasará en el inmenso local que dejan vacío de estanterías y telas, pero lleno de recuerdos.

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

Últimas noticias

DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA

DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA

Nunca Más


2008 - 2019 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados