Notas de Opinión

Pensar a Tandil a escala humana

20/11/2018

El presente que nos toca vivir es un hervidero de noticias que pegan a la ciudad por su propia dinámica o con causas foráneas. Poco espacio le quedan a nuestros dirigentes para pensar en el devenir, en lo intangible por lo lejano.

por
Francisco Sola

Gracias a esto sumado también a una abultada competencia de titulares sobre homicidios, presupuestos, dólares y demás yerbas, elijo gracias a la libertad de prensa que ostento por fundar este portal, una nueva ventana de oportunidades para imaginarnos juntos lo que está por venir. Lo que inevitablemente llegará por su devenir histórico.

He decidido siguiendo el criterio mencionado, conformar dos nuevas secciones para Tandil News que serán develadas en estos días. Es necesario parar la pelota de vez en cuando, no ser una mera reacción por decantación, de los interludios del presente. Y en base a esto, quiero comentarles de uno de los criterios que he adoptado como propio, a la hora de transformar ideales en acciones concretas: Una ciudad a escala humana.

¿Escala humana? Sí, a dimensiones preparadas para las personas y no para el beneficio  de vehículos ni de conveniencia estratégica de los gobernantes. El Tandil del Bicentenario está próximo, creo que es un buen símbolo del cambio de época. Cien años comienzan a morir prontamente y en ellos veremos o verán los que vendrán, un Tandil con 200.000 habitantes.

La ciudad inevitablemente crecerá y los desafíos se irán complicando si no proyectamos a largo plazo. Tandil tiene ventajas comparativas que la hacen posiblemente una de las mejores ciudades intermedias de toda Latinoamérica. Y no estoy divagando. Nuestra ciudad contiene los factores que toda economía de ciudad necesita tener para insertarse en el mundo como un creador de valor agregado.

Primero, se encuentra cercana a la capital federal como también a los puertos. Tiene mano de obra especializada de sobra, gracias a la UNICEN, sumado a que es barata en relación a la competencia de las grandes ciudades. A su vez, ostenta un robusto sistema bancario, requisito clave a la hora de conformar esferas de influencia zonal con los demás pueblos y ciudades que la rodean.

Por otra parte, el Estado Nacional y Provincial están poniendo en condiciones la infraestructura de rutas para acceder y donde saldrán los productos. El municipio además está buscando que se consolide una ruta aérea en nuestra ciudad, lo cual hace fácil la visita de grandes empresarios, nacionales o internacionales a nuestra ciudad. El caso de San Luis Potosí es para imitar y recomiendo su investigación para este tópico.

Además, es nexo entre el campo y la ciudad, con buena calidad de servicios públicos con una USINA propia y debe mejorar su nivel de internet, apostando a la temprana instalación del 5G. Las cooperativas y agrupaciones que nuclean a las empresas de rubros específicos como el software de la CEPIT tiene un rol importante. El Estado debe bajar los impuestos y estos deben ser un núcleo que estimule y no que proteja a los que ya están, es decir, que la CEPIT siga con los estándares actuales y no se transforme en una esfera corporativista que detenga al progreso.

Pensar a "escala humana" significa estar atento a estos desafíos y que estos no impacten a la calidad de vida del vecino. Muchas ciudades resignan estándares de calidad de vida a costa de trabajo. Los políticos, de todo espacio, deben ser conscientes de que Tandil puede seguir conservando su esencia si sigue pensando a las relaciones como vecinos y no como unidades de producto, como un simple y triste número estadístico.

Y es aquí donde el Acuerdo del Bicentenario toma real dimensión de su rol. Tener una herramienta de discusión y toma de medidas colectivo, haciendo parte a la sociedad en su conjunto es realmente innovador. Si se utiliza para poder, por ejemplo, tratar el crecimiento de la ciudad, tiene un potencial enorme, como también una gran responsabilidad.

Tandil crecerá para el dique en los sectores pudientes y pasando la ruta, que ya se conformó un tercer cordón de viviendas, para los sectores más populares. La ruta segura, sacar los estigmas simbólicos y pensar el traslado de estos sectores al trabajo debe ser tema de conversación por los pasillos de poder.

Una ciudad a "escala humana" significa veredas anchas, espacios donde directamente el vehículo no pueda ingresar salvo claro por los que viven ahí. Pero el cambio sustancial, es el transporte público. Hoy no es un problema, pero en las próximas décadas el tiempo para trasladarse del hogar al trabajo será un inconveniente. Pero también será la herramienta más poderosa para igualar a los vecinos, y les devolverá horas de ocio, horas de vida para que hagan lo que quieran con ellas. Personalmente creo que el tiempo de traslado del hogar al trabajo se debe considerar parte del trabajo. Y aquí el Estado es el que se hace cargo de ese coste laboral, reduciendo los tiempos con diferentes sistemas que lo desarrollaremos en otros artículos.

Los espacios públicos verdes, plazas, actividades recreacionales que junten al ocio con la productividad como lo está siendo la Fiesta del Cerdo, gracias al Acuerdo del Bicentenario, se deben empezar a implementar con rapidez. Aumentar la cantidad de árboles que den sombra y bajen el calor del asfalto. Una agenda cultural accesible y que iguale a las clases sociales es un motor de producción pero sobre todo para mejor la cohesión social entre las clases sociales. Eliminar las barreras de prejuicios hace a una ciudad más igualitaria pero también más pacifica, con más empatía y menos rencor.

El Derecho al Paisaje, ser conscientes que todos somos dueños de las sierras y no una cantera significa que estamos empoderando a lo colectivo por sobre el derecho de propiedad de unos pocos. Cuidar nuestra estética urbana como concepto integral de la felicidad es otro aspecto a estimular. Como también lo es la seguridad, la percepción que tiene el vecino de la policía y la vuelta de a poco a usar a la calle por sobre el hogar para pasar los tiempos de ocio, ya sea en la vereda, en un bar o en una plaza.

Los ejemplos sobran, aquí he dejado apenas algunos conceptos que desarrollaré en más profundidad en otros momentos. Pero creía necesario empezar con algo general, en la editorial del domingo, para dar un pantallazo de lo que será próximamente las nuevas entregas de este portal. Que busca innovar en los temas, para dar algo distinto al vecino que elige leer. Creo que tenemos que memorizar el titular de esta nota, "Pensar una ciudad a escala humana", utilizarla como preposición antes de cada propuesta, pensando si sirve o perjudica a este ideal de poner al vecino como eje central de una administración que quiere hace posible lo necesario. El futuro es nuestro, hagámoslo realidad.

Por Francisco Sola Director portal Tandilnews.com

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados